viernes, 2 de julio de 2010

Historia del Maquillaje Mundial y La cosmética.



Hablar de historia es como siempre remontarse a miles de millones de años atrás, donde se pierden datos específicos pero siempre queda la prueba en hallazgos de lo que fue, y su significado.

Podríamos decir con propiedad que el maquillaje se divide en varias etapas según su historia, significados y motivos de sus usos, a la par de la cosmética que debido a su nacimiento es posible la definición de la palabra maquillaje.
La palabra maquillaje proviene de maquiller (maquillar) un término francés utilizado en la jerga teatral francesa durante el siglo XIX. Aunque la palabra sea moderna, el concepto es antiguo. Se trata de aplicar al rostro preparados artificiales para adecuarlo a la iluminación o bien para obtener una caracterización.
La palabra maquillaje dejó de ser utilizada únicamente en teatro y se generalizó, siendo utilizada en cualquier ámbito de la vida para indicar que a un rostro (o cualquier otra parte del cuerpo) se le ha aplicado un cosmético.

Prehistoria:
A pesar de la creencia general que los primeros cosméticos provienen de lejano oriente, hay estudios de culturas primitivas que registran el uso del maquillaje en todas las latitudes del mundo, las pinturas de tipo simbólicas o mágicas, con motivos religiosos o bélicos, los tatuajes, incisiones en la piel, el uso de pinturas para decorar el cuerpo que hayan empleado las distintas tribus de la prehistoria son todas unas formas de cosméticas que han servido de adorno tanto al rostro como al cuerpo del ser humano.

Los primeros cosméticos conocidos provienen del Antiguo Egipto, según datos en el siglo I, siendo estos los primeros en documentar la importancia del maquillaje como parte fundamental de la cultura, siendo evidente su descripción en las pinturas halladas en las tumbas, así como también se encontraron ungüentos perfumados en jarrones dentro de los tesoros de las tumbas, indicando claramente que no fueron ellos los primeros en usar maquillaje pero si quienes dejaron un legado que perdura y se conoce hasta nuestros días. Tanto hombres como mujeres utilizaron y emplearon estos preparados con profusión, utilizaban un color negro o Khol para sus parpados superiores y su pestañas dándole forma de pez a sus ojos, y remarcaban sus cejas con un preparado químico de antimonio u hollín. Además también a los egipcios se le atribuyen las primeras pinturas de labios, sin embargo existe una controversia en la historia de las primeras pinturas de labios ya que existen registros donde indican que también en China se fabricaron estos primeros cosméticos o pinta labios, de lo cual hablaremos mas adelante.

Tomando en cuenta datos bíblicos es muy probable que los judíos hayan tomado parte en la utilización de los cosméticos egipcios, en pinturas para el rostro.
Inmortaliza, documenta y elaboran los mejores cosméticos en la época donde reinó una mujer que utilizaba no solo su inteligencia y sus conocimientos de ciencias, así como ponía en práctica sus artimañas para seducir hombres poderosos, sino también que le atribuyó mas poder a su belleza para seducir al Cesar y a Marco Antonio, Cleopatra.

La Civilización Greco-Romana perfecciona en cierto grado las técnicas de maquillaje usando productos que le dieran importancia a la piel como protagonista principal, buscando blanquearla preparaban una mezcla de harina de yeso, harina de habas, tiza y albayalde (carbonato clásico de plomo) obteniendo luego resultados contrarios ya que esta mezcla al contacto con el sol, oscurecía la piel del rostro.
Durante esta etapa es donde se conoce la creación del famoso y actual rímel, un dato curioso es que fabricaban este producto para ennegrecer sus pestañas con huevos de hormigas y moscas muertas machacadas, con el khol se pintaban los ojos de negro y azul, heredando también de los egipcios los baños y masajes, los hombres se rizaban el cabello y la barba y usaban las piernas depiladas.
También en esta etapa se elaboraban pestañas tejiéndolas con seda o con pelo natural.

En Mesopotamia siguen la misma tendencia griega, permaneciendo la piel pálida, solo algo peculiar marcaba la diferencia en los hombres, aparte de llevar el cabello y la barba rizados, la abundancia de pelo significaba fuerza y valor, y se espolvoreaban con oro en polvo tanto la barba como el cabello.


En Arabia las mujeres estaban muy pendientes de su embellecimiento, recluidas en harenes exageraban en el uso de baños perfumados, aceites y masajes. El Khol era su arma de seducción para los varones, se cubrían el rostro con velos y sedas. El exceso de cuidados significaba su complejo de inferioridad ante el varón en la sociedad arabe.

En la Antigua China pasando por distintas Dinastías del Imperio, especialmente durante la dinastía Tang, existían varias fases en el maquillaje de las mujeres: polvos de base, aplicación de color en la cara, sombra de cejas, aplicación del “dorado de frente” o “brillo/dorado floral”, pintura en los hoyuelos y mejillas y la aplicación de pintalabios.

Para China si los ojos son la ventana del alma, los labios son el reflejo del carácter y temperamento. Como se explica más arriba, eran una parte importante del maquillaje facial. El maquillaje de labios tiene una larga historia y sigue modelos o forma de dibujarlos diferentes en diferentes momentos históricos para el Imperio del dragón mitico.
Mucho antes de la dinastía Qin en el 221-206 a.C., ya se presentaba una atención especial a los labios de las mujeres orientales, prueba de ello es el busto en tamaño real de una diosa encontrado en 1983 en las excavaciones realizadas en el sitio histórico Hongshan de Niu He Liang, que posee una historia de más de 5000 años, cuyos labios eran rojos. Esto es una muestra de que el pintar los labios de rojo era una costumbre que ya se daba hace 5000 años, quizas mas! en China.
Se cree que el pintalabios se utilizaba al inicio para complacer a los dioses en los actos litúrgicos. Con el paso del tiempo, la gente se dio cuenta de que incluso podía animar el espíritu y en ocasiones incluso revelar el estatus social. Como consecuencia, se testeaban continuamente nuevos materiales para productos de belleza de labios, que se usaban para hacer los labios más rojos y brillantes, dando lugar al arte del maquillaje de labios chino.
Además de todo eso cada época del Imperio tenían una forma distinta de pintar los labios, el bálsamo de labios o pinta labios también era fabricado con rojo bermellón, cuya composición química era a base de sulfuro de mercurio (HgS). Era producido en Hunan, Guizhou y en la provincia de Sichuan, y poseía el color perfecto para unos labios ideales. Sin embargo, si no se adhería fuertemente, el bermellón se disolvía rápidamente en los cálidos labios, y en consecuencia su rojo brillante no duraba mucho. Así pues, más adelante, los antiguos chinos añadieron cera mineral y grasa animal, haciendo impermeable el bermellón y dotándole de fuerza adhesiva.
Tras las dinastías Sui (589 d.C. — 618 d.C.) y Tang, se empezó a convertir el bálsamo de labios en una sustancia más sólida, con forma tubular. Su fácil manejo le hizo ganar popularidad. La producción de bálsamo de labios no sufrió grandes cambios hasta la era moderna.
El bálsamo de labios de la Antigua China llevaba además fantásticas fragancias. En la dinastía del norte (386 d.C. —581 d.C.) las materias primas usadas incluían agérato y clavo. El la dinastía Tang se añadían sabores al bálsamo de labios.

Hoy en día el pigmento rojo para la fabricación de lápiz de labios e incluso de sombras proviene de las conchas de escarabajos rojos y el insecto llamado coquito o “mariquita”. Dicho pigmento esta prohibido en cierto países del mundo por ser producto de origen animal.

En la Edad Media existe una baja en el maquillaje, debido a la señal de sumisión de la mujer, tras la caída del Imperio. Pasado un tiempo se retoma el interés del maquillaje debido a la influencia árabe. En las cruzadas se descubre que el uso de cosméticos también se hacia en Oriente propagándolo así por el resto de Europa.
En países como Japón, donde las mujeres blanqueaban sus rostros, teñían de negro sus dentaduras, depilaban completamente sus cejas y empolvaban sus nucas, en una muestra sofisticada del maquillaje usado entre la jerarquía dominante de aquel país.
Las geishas usaban lápices labiales hechos a partir de pétalos aplastados de cártamo para pintarse las cejas y las comisuras de los ojos al igual que los labios. También usaron como base de maquillaje barras de cera bintsuke, una versión más suave de la cera depilatoria de los luchadores de sumo. Pasta blanca y polvos coloreaban el rostro y la espalda; el ojo se delineaba en negro y algo de rojo. El maquillaje blanco cubre la cara, cuello, pecho y manos, con dos o tres áreas sin pintar (formando una "W" o "V") cerca de la nuca, para acentuar esta zona erótica, y una zona descubierta de piel alrededor del pelo, que crea la ilusión de una máscara.
Los labios son pintados con una brocha pequeña simulando un contorno de labios sensual. El color viene en un palito pequeño que es mezclado con agua. Azúcar cristalizada es añadida para dar brillo a los labios.




Durante el Renacimiento reaparece nuevamente el maquillaje en la sociedad, las mujeres se depilan las cejas para lograr alargar el rostro, siguiendo la tendencia con un rostro perfectamente blanco, khol en los ojos, se usa tinte rubio en el cabello, (el cual se preparaba con una mezcla que al salir al sol se aclaraba) lo cual daba prestigio y los tocados era excesivamente adornados.
Existe en esta época una obsesión por el maquillaje y los perfumes, no así por las cremas de belleza, incluso hombres se maquillan con aspecto afeminado, copiando el rostro pálido que lo hacían con una mezcla que aparece por primera vez: El polvo de Arroz o Polvos de Harina. Se dibujan los labios en forma de corazón y adquieren importancia los lunares, considerándolos muy estéticos, los hacían de terciopelo o dibujados, llegando a tener un lenguaje y significados propios de la etapa.
El cabello adquiere dimensiones monumentales con los peinados, a fines del siglo XVII los hombres empiezan a utilizar pelucas y las mujeres postizos de gran tamaño, se retira todo el cabello del rostro, la moda la impone la corte. La higiene corporal continúa en el olvido, se gastan grandes cantidades de perfumes.
La Edad de Oro de la cosmética se consolida con Francia convirtiéndose así en el centro de la cultura, creando nuevas modas de ropa, peinados y cosmética.




En el siglo XIX continua mandando Francia en la tendencia, sin embargo se exagera la palidez de la piel, las ojeras toman un color azul y lucir la piel lo mas traslucida posible es la onda. Lo ideal es parecer enfermo y ya no es suficiente con el polvo de arroz, la gente ingerían grandes cantidades de vinagre y limón para aclarar la piel, también ingerían sustancias que contenían plomo o arsénico y en algunos casos llegando a provocar la muerte, la idea era mostrar la sensibilidad cutánea, se sonrosan mas los pómulos y los labios toma protagonismo con el rojo carmesí en forma de corazón. Se crea la primera mascara de pestañas por un personaje llamado Eugene Rimmel, formula q mas tarde populariza la marca Maybelline
Continúa el uso de perfumes, se ponen muy de moda los de lavanda ya que denotan frescura y limpieza, las manos y uñas se llevan en aspecto natural y abrillantadas con cremas.
Como también se pone de moda llevar la cintura muy estrecha, usaban corsés muy estrechos, ajustados hasta los extremos llegando a provocar deformaciones de los órganos internos del cuerpo además de problemas intestinales y otras enfermedades derivadas.
La moda ya no la impone la corte sino la Burguesía.



En América durante este mismo período las distintas etnias indígenas usan maquillaje y tinturas vegetales, con motivos ceremoniales ya fuese para ocasiones de ritos, sacrificios, cacerías, bodas, o guerras e incluso aun hoy en día algunas tribus existentes aun siguen usando maquillaje fabricando sus productos con recetas propias que han trascendido de generación en generación.

Entrando al siglo XX ya los cánones de belleza se regirán por distintas décadas y son influenciadas por fenómenos sociales, el avance vertiginoso de la sociedad, la ciencia y la tecnología ligadas al mundo de la cosmética también influirán en la moda. Los medios de comunicación, la Tv, el cine y la publicidad idealizan un prototipo de mujer que marcara la época y de acuerdo a ese prototipo se seguirán las tendencias.

La industria sufre un Boom ofreciendo una abanico de posibilidades en productos de peluquería y cosmética, durante los primeros años de este siglo la influencia del pasado sigue vigente era distintivos social lucir la piel blanca y no estar expuestas al sol ni a la intemperie que estaban sometidas las clases menos favorecidas.
La elaboración de polvos de arroz para blanquear el rostro se refina mucho mas con el paso de los años, en 1904 surgen los primeros polvos perfumados.
En Estados Unidos comienza la creciente industria del cine junto a el maquillaje como pieza fundamental para el éxito de las películas.



En principio del siglo XX entre los años 1910 y 1945 Nacen las marcas mundiales mas reconocidas en el campo de la belleza, como: Helena Rubinstein, Elizabeth Arden, Max Factor, Revlon, y Estee Lauder, nombres que llegaron a formar el pentagono de la belleza y la cosmetica, revolucionando mercado global, con el paso del tiempo innovando estrategicamente sus productos.